Ellos también pierden

Inmigración/ Vanesa Barriga

El drama del paro en España sigue siendo uno de los temas más preocupantes de la población y parece que irá para largo, tanto que el pasado 20 de noviembre, se produjo unas adelantadas elecciones generales con el propósito de cambiar la situación de crisis en la estamos inmersos. En muchas ocasiones, se escucha al nuevo presidente en sus “apasionados” discursos repitiendo orgulloso que tiene la solución a todos los problemas, pero, ¿es eso cierto o una prueba más de la esperanza a la que debemos someternos día a día?.

Hay una cuestión que a los gobernantes de turno, sean del color que sean, se les ha pasado de largo: la odisea de los inmigrantes que han elegido España para trabajar y ganarse el pan como otro ciudadano más. Desde hace aproximadamente 25 años, se ha duplicado el número de personas que viajaron desde sus países de origen hasta el estado español, en concreto, en el tercer trimestre de 2011, el número de ecuatorianos, colombianos, peruanos, cubanos y argentinos, cinco de las principales nacionalidades de extranjeros residentes en España, se ha reducido, según la Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración. Estos datos sacados del informe “Extranjeros residentes en España. Principales resultados”, señalan que la segunda nacionalidad extracomunitaria con más residentes en España, los ecuatorianos, se ha reducido en 3.234 personas.

Desde la Secretaría de Inmigración de CCOO en Gandia, piensan que la disminución de los inmigrantes en España en el último año no ha sido por el retorno de éstos a su país de origen, sino que “todavía hay gente que viene a pesar de la situación en la que vivimos, por eso la principal razón es que muchos de ellos han optado por la nacionalidad española”, explica Mohammed Ali. Y es que muchos de ellos, al haber encontrado un trabajo en época de bonanza española, optaron por la españolidad.

Mohammed Alli, secretario de inmigración de Comisiones Obreas

Miguel Osorio, ecuatoriano de origen, está desempleado y con dos familias a su cargo, una, la que ha formado aquí junto a su mujer y sus hijos, y la otra la que se quedó atrás, sus padres y hermanos. “ Los inmigrantes siempre hemos sido los peores pagados, pero ahora, a causa de la crisis nos encontramos en peores situaciones con salarios por debajo de lo establecido”, resalta Osorio.

Otro ecuatoriano, relata su calvario desde que llegó a España sólo con la ayuda de un amigo cercano. “Llevo ocho años intentando regularizar mi situación pero no me lo permiten”, comenta Juan Torres. “Ya he pedido dos solicitudes pero me las han rechazado”. Comenzó cobrando 380 euros en una constructora valenciana, de los que 100 era para su familia y los otros 280 no le daba ni para subsistir. “La situación económica es malísima por lo que estoy pensando en volverme a mi país”, dice Torres.

Fracaso del Plan de Retorno Voluntario

El Plan de Retorno Voluntario impuesto por el Ministerio de Trabajo e Inmigración consiste en aumentar la protección de los trabajadores y las trabajadoras inmigrantes que deseen volver a sus países de origen, es decir, todas aquellas personas en situación de desempleo podrán asegurarse un retorno con las máximas garantías. Para ello, podrán cobrar por anticipado toda su prestación por desempleo y  computar todas sus cotizaciones realizadas en España y en su país de origen a efectos de su pensión futura. Esto es a lo que Juan como otros tantos inmigrantes, se acogen en estos momentos tan delicados. El gobierno español esperaba que se acogieran unas 100.000 personas, pero tuvo mucho menos éxito debido al poco capital que supone. En dos años lo solicitaron unas 15.000 y se marcharon unas 5.000, según el ministerio de Trabajo.

No obstante, el objetivo de este plan por parte del Gobierno era aliviar la cifra de parados tras el comienzo de la crisis económica y del brusco parón del sector de la construcción, que aglutina buena parte de la mano de obra no cualificada inmigrante en nuestro país.

Pero la realidad es bien distinta, ya que los responsables deMIDRASHIC, asociación intercultural a favor de la integración, afirman que “esta iniciativa ha sido un fracaso ya que el dinero que se les ofrece no llega ni para pagarse el pasaje de vuelta de avión”.Hay que dar un voto de confianza al gobierno aunque sí que es cierto que mientras existe la posibilidad que los inmigrantes colaboren en tareas está todo bien, pero cuando el inmigrante tiene una capacidad de competencia, esta sensibilidad se pierde”, dice Sandra Luz Souto, secretaria de la organización.

Por el contrario, la Concejal de Bienestar Social, Igualdad y Participación del Ayuntamiento de Gandia, Pilar Gavilá, contempla que “es una oportunidad que se les ofrece a estas personas ya que  tiene carácter voluntario y no tiene ninguna intención de excluir a los inmigrantes”. En concreto, en la comarca de la Safor, aproximadamente cerda de 3.000 personas se han acogido a este Plan. “Desde nuestra área estamos muy sensibilizados por este problema, no el problema de los inmigrantes, sino el problema de su bienestar al igual que el resto de todos los ciudadanos”, sostiene.

Por todo ello, personas que hace poco tiempo se encontraban trabajando (cotizando a la Seguridad Social y cumpliendo con todas sus obligaciones con el Estado) hoy están en situación irregular y necesitan del apoyo de sus familiares o de entidades sociales como Cáritas. Entidades desbordadas, que han duplicado en poco tiempo el número de personas atendidas. Eduardo Mahiques, presidente de la condefederación en Gandia formula cómo las asociaciones que los ayudan también están sufriendo recortes porque “lo primero que se recorta desde las administraciones públicas son las políticas sociales”.

En definitiva, la crisis parece que ha llegado para quedarse algunos años más, y es tarea de todos erradicarla. En materia de inmigración es preciso mirar a largo plazo ya que la realidad es asegurar el Estado de Bienestar para todos aquellos que desean tener una vida digna, sean extranjeros o no. Los países más desarrollados han decidido ser selectivos en la entrada de los inmigrantes. La sociedad también debería serlo para cambiar el modelo productivo al que estamos sometidos y no sólo para traer a los mejores cantantes de rock o los mediáticos futbolistas. Sólo teniendo mano de obra cualificada en el que se le de cabida a los inmigrantes, comenzará el cambio.

Despiece 1

https://inextremisrevista.wordpress.com/?p=31&preview=true

Despiece 2

https://inextremisrevista.wordpress.com/?p=34&preview=true

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s