Experimentación animal: la búsqueda de un término medio

Animales /Vanesa Barriga

La experimentación animal ha desempeñado un importante papel en el desarrollo de la medicina moderna, tanto que hoy en día hay que seguir recurriendo a los animales para llegar a remediar varias enfermedades. Ahora bien, hay investigaciones en los que este uso es solo una vía más y otros casos en los que solo se pueden resolver investigando con ellos. Todo esto es así, pero ¿existe algún límite al uso de animales?.

En primer lugar, en el momento en el que se abre el debate siempre hay dos posturas enfrentadas: los que piensan que la necesidad de estos experimentos son esenciales para la protección de los humanos, y otra, los que consideran se atenta a la sensibilidad de los animales haciéndolos sufrir. Estas dos posturas éticas opuestas corresponden a los científicos y a los llamados defensores de los animales, correspondiente.

En la actualidad, los científicos suelen utilizar los animales en laboratorios para probar productos farmacéuticos, cosméticos o vacunas hasta establecer los niveles de riesgo de muchos productos químicos o industriales. No obstante, cabría preguntarse si existe una alternativa a la experimentación animal.

Como métodos alternativos se incluyen a aquellas técnicas o estrategias experimentales que cumplen con el «principio de las tres erres» (reducción, refinamiento y reemplazo):

1.  Reducción: estrategia utilizada para testar el mínimo número de animales necesarios para el procedimiento.

2.  Refinamiento: procedimientos que afectan a la vida del animal de experimentación y permiten aliviar o reducir el posible dolor o malestar.

3. Reemplazo: utilización de técnicas alternativas que puedan aportar el mismo nivel de información que el obtenido en procedimientos con animales y que no impliquen la utilización de los mismos.

Asimismo, la principal alternativa que desde el campo científico utilizan es el de la utilización in Vitro células humanas para investigar los efectos farmacológicos y toxicológicos de los nuevos medicamentos en el ser humano, permitiendo eliminar el uso de animales en este tipo de experimentos.

Este modelo responde a la norma impuesta por la directiva europea de Investigación, Evaluación y Autorización de Fármacos (REACH), donde se obliga a comprobar a los científicos, los efectos que pueden tener en los humanos los 30.000 compuestos químicos de los que no se dispone de información suficiente acerca de sus efectos.

Por lo tanto, no es del todo verdad que los científicos no luchen por los derechos de los animales. Eugenio Vilanova, catedrático de la Unidad de Toxicología de la Universidad Miguel Hernández de Elchedefiende que la experimentación con animales es necesaria, pero que no por ello, “no se tenga que intentar regular este método o buscar cuantas más alternativas mejor”. Esto es así, porque en el momento en el que un investigador comienza un nuevo experimento, en primer lugar debe valorar si existe un método alternativo acorde al protocolo de las tres “Rs” antes mencionado.

Según datos del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), un total de 1,40 millones de animales murieron en los laboratorios españoles en 2009, lo que representa un aumento del 56,3 por ciento respecto al año anterior. Esta cifra no refleja el número real de víctimas de la experimentación con animales en España, dado que no se contabiliza a los animales invertebrados.

Los animales que mayoritariamente se utilizan en las investigaciones son los perros, las ratas y los conejos de color blanco. Esto es así debido a “su parecido genético con el hombre”, explica el veterinario Jorge Federico Escudero. Estos animales son con los que más se experimenta, aunque “en la teoría se utilizan con prácticamente todos los animales manejables” ,explica.

En cuanto a legislación normativa, diferentes decretos recogen la protección en los animales de laboratorio. La última ha sido el Protocolo de Enmienda al Convenio 123, que en España aún no ha entrado en vigor. Este protocolo recoge, entre otras cosas, limitar la utilización de animales con fines experimentales y otros fines científicos y sustituir su utilización siempre que sea posible.

En España, uno de los decretos más importantes en cuanto a la protección del uso de animales de experimentación, es el que está regulado por el Real Decreto 1201/2005, de 10 de octubre. Esta Ley regula, entre otros aspectos, las condiciones en las que se pueden utilizar animales de experimentación, el registro de establecimientos de cría, suministradores y usuarios de animales de experimentación y los requisitos de las instalaciones y equipos de los mismos. También establece la creación de Comités Éticos de Bienestar animal que no son más que un grupo formado por expertos que velan por el cumplimiento de la legislación establecida. En la Universidad Miguel Hernández de Elche existe un Comité Ético como organismo público de investigación por lo que “en todo momento intentamos respetar al máximo el bienestar y la vida de los animales”, comenta Eugenio Vilanova.

Contrarios a la experimentación animal

Al otro extremo del debate se encuentran las diferentes asociaciones en defensa de los animales y de cualquier intento de sufrimiento. Pero existen diferentes matices ya que por ejemplo, el movimiento internacional PETA (People for the ethical treatment of the animals) acepta la experimentación solo en casos en los que no haya alternativa. En España, también aparecen estas posturas menos radicales debido a que “las organizaciones pro animales están viendo cómo desde el mundo científico se están haciendo progresos a favor de la salud de los animales”, explica el catedrático de la UMH.

Otra de las razones que se dan para ser contrarios a la experimentación, tiene que ver con la verdadera utilidad de las investigaciones, ya no todas se traducen en mejoras para la salud humana: “gran parte de la experimentación se lleva a cabo para mejorar armas de guerra o incluso para probar sustancias químicas nuevas que no tienen utilidad alguna o que resultan innecesarias para las personas”, dice la presidenta de la protectora de animales Baix Vilanopó de Elche.

A la hora de aportar sus alternativas, muchos de estos defensores poseen las mismas que los científicos, es decir, utilización de pieles sintéticas, cultivos in Vitro, o el aprovechamiento de animales muertos extraídos del matadero.

Manifestacion convocada por la asociacón 'Igualdad Animal'

En cuanto a los traumas que pueden ocasionar en los seres vivos, el veterinario, Jorge Escudero afirma que “los problemas que pueden sufrir los animales son tanto psicológicos como físicos”. Las consecuencias suelen ser varias: desde un cambio en su comportamiento hasta heridas en la piel, daños en órganos internos, úlceras, etc. Por el contrario, todos los animales que se usen en experimentación tienen que ser sacrificados para evitar posibles problemas debido a los tratamientos que reciben o bien “porque como son animales traumatizados es muy difícil su posterior adaptación en un ámbito familiar”, resalta el veterinario.

Una de las cuestiones que subraya Eugenio Vilanova al hablar de animales de laboratorio es que “todos ellos deben proceder de centros de cría especializados”. Así, en ningún caso se da la circunstancia de la experimentación con “animales abandonados”. También, las condiciones del animal de laboratorio tienen que ser aceptables. José Antonio Pérez, director del Servicio de Experimentación Animal de la Universidad de Elche, destaca que “las condiciones en las que se encuentran los animales antes de ser utilizados para la experimentación, influyen mucho para su posterior manipulación”. 

En definitiva, la justificación ética del uso de animales de laboratorio tiene su mediana aceptación en el objetivo final del experimento y de su utilización como única y última opción a la investigación, es decir, este criterio está limitado según la disponibilidad de métodos alternativos que consiga suprimir el dolor y traumas de los animales. En términos éticos el fin de investigar siempre va relacionado con el bienestar animal, pero también lo es para los propios animales ya que nada se deja al azar, lo importante es cumplir unos requisitos que aseguren el uso racional de éstos y de su correcta utilización.

– Imágenes de la manifestación de ‘Igualdad Animal’:

http://www.youtube.com/watch?v=rsMYfJVIn2k

Despiece:

https://inextremisrevista.wordpress.com/?p=84&preview=true

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s