¿Cómo están cambiando nuestros hábitos alimenticios?

Reportaje 2 /Alba Rocher

La situación de crisis económica actual está haciendo que la alimentación cambie en muchos aspectos de nuestra vida diaria como puede ser el tipo de dieta, el restaurante que elegimos a la hora de salir a comer o cenar fuera e incluso los productos que compramos en el supermercado.

 Sara Celaya, nutricionista, cuenta que los hábitos alimenticios de la población están cambiando. Principalmente se buscan menús más económicos y ahora las personas se preocupan más por comparar el precio de un mismo producto en diferentes supermercados, afirma la nutricionista.  De todo ello ya se han hecho eco los supermercados y tiendas que proponen a sus clientes menús semanales para una familia media de cuatro personas o un gasto de 1 euro por persona y día.  

La nutricionista recuerda que la población debe de incorporar una amplia variedad de alimentos a su dieta diaria y semanal, debido a que no existe un único alimento que contenga todos los nutrientes esenciales para el organismo. Una manera de seguir una alimentación saludable es la elección de diferentes alimentos. Por ejemplo S.Celaya recomienda comer frutas, hortalizas, carnes blancas y pescados azul y blanco. En cuanto a las frutas, como todas ellas se caracterizan por tener un aporte calórico similar, se puede escoger entre las más económicas las de temporada.

Otro de los sectores que sale afectado es el de la Restauración. Ahora se evita comer fuera del hogar llevándose la comida de casa o buscando la alternativa más barata acudiendo a los establecimientos de comida rápida o de los menús más económicos. Los restaurantes han tenido que adaptarse también a estos tiempos.  Algunos ofrecen menús con dos platos, bebida y postre por tan sólo 2 euros. Es el caso del Misteri D’Anna en Elche que ofrece a sus comensales la oportunidad de comer su menú diario por 2 euros sólo dos días alternativos a la semana. O la pizzería R.O.U que ha bajado los precios hasta un 50% los lunes en comidas para llevar y cada día ofrece un descuento distinto.

El fenómeno de todo por un euro parece que ha sido todo un éxito. Así, podemos encontrarnos largas colas en la Cervecería 100 Montaditos los miércoles o Telepizza puede conseguir que todos sus locales salgan en la prensa después de que la gente hiciera largas colas en los establecimientos de Alicante o Elche para conseguir pizzas a un euro.

Por su lado, los supermercados también han tomado sus medidas abaratando algunos productos. La mayoría han hecho  tarjetas para los clientes en las que se acumulan puntos en las compras. Con la tarjeta de socio-cliente de la cadena de supermercados Consum acumulas hasta el 1,25% de tus compras, además también tienen una serie de productos cada mes llamados Cheque-Crece, en los que puedes aumentar el dinero de tu cheque mensual sólo por comprar esos productos. Esto es una gran ventaja para el negocio, pues de esta forma pueden conocer cuáles son las preferencias de los clientes y qué productos tienen más demanda. Mercadona es todo un referente con sus marcas blancas. “La población está comprando más productos de marcas blancas porque son más baratas, ya que la producción es más local y hay una mayor preocupación de las materias primas y su procesado”, afirma S.Celaya.

En cuanto a los perjuicios que toda esta situación puede provocar, los expertos coinciden en que el principal problema que puede causar una mala alimentación en estos tiempos es el  de la obesidad. Es un hecho que cada vez existe más obesidad infantil. Uno de los factores puede ser el hecho de que se consume más comida rápida, pero esto también puede deberse a la comodidad de las madres a la hora de alimentar a sus hijos. Tina March, profesora de Psicosociología del consumo de la Universidad Miguel Hernández sostiene que en casa se consume más comida casera, hay un aumento de preocupación por la salud, pero en realidad cuando salimos buscamos los precios económicos. “Y eso nos lleva al fast-food”, afirma la profesora. Ahora mismo prima más el precio que la calidad. No obstante, dice March: “No hay que olvidar que la crisis, lo es también para las empresas que bajan precios y calidades a mínimos legislativos”.

En ese sentido Inma López, ingeniera agrónoma piensa que  la obesidad está asociada a la pobreza. Parece contradictorio afirma, pero la comida barata como platos precocinados, bollería, etc. es mucho más enérgica, y las familias intentan ahorrar de donde pueden. “Es por ello que los alimentos se seleccionan según el precio en vez de por su calidad”, resalta I.López A menor precio menor calidad del alimento y por lo tanto, menor beneficio para la salud.

Debemos dejar que la crisis nos afecte en menor grado a la hora de elegir los productos que vamos a consumir en nuestra dieta diaria. El hecho de economizar o no gastar en alimentos básicos o esenciales puede repercutir en nuestra salud el día de mañana.  Por ello en estos tiempos   podemos ahorrar en ocio, restauración, viajes o incluso olvidarnos de aquel capricho que queríamos comprar. En cuanto a la dieta, siempre existen varias  alternativas para poder comer sano y económico en casa huyendo de la cómida rápida o los platos precocinados.

Artículos relacionados

https://inextremisrevista.wordpress.com/2012/03/12/daniel-valero-no-existen-estudios-que-relacionen-a-los-transgenicos-con-problemas-de-salud/

https://inextremisrevista.wordpress.com/2012/03/13/que-conocemos-de-los-alimentos-transgenicos/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s