Mª Ángeles Brun: “Dar de lo que te sobra no es solidaridad”

DESPIECE 1 ABRIL/ V.BARRIGA

Imagen cedida por Farmamundi

MªAngeles trabajando en su despacho. FARMAMUNDI

Compromiso es la palabra que define a Mª Ángeles Brun. Lleva 13 años siendo voluntaria en la organización humanitaria Farmamundi. Enfermera y trabajadora social de profesión, ha participado en multitud de proyectos solidarios. A sus 82 años, no ve el momento de retirarse del trabajo que lleva a cabo en la asociación sanitaria, porque para ella: “la solidaridad no es una cuestión de edad”.

1.  ¿Cómo te vinculaste al voluntariado y qué te motivó?

Siempre he sido una persona muy solidaria con los demás. Estuve en Australia ayudando a los inmigrantes de habla hispana que allí se encontraban, y desde muy joven pertenezco a  la congregación de las Hijas de la Caridad. Una vez jubilada conocí a un farmacéutico de San Antonio de Benagéber que colaboraba con Farmamundi. Me habló de su trabajo con los más desfavorecidos  y decidí conocerles, tanto que ya llevo 13 años colaborando con ellos.

2.  ¿Qué tareas lleva a cabo como voluntaria?

Colaboro en el área de proyectos de cooperación al desarrollo, acción humanitaria y de emergencias. Básicamente trabajamos en equipo desde que sale a la luz un plan, hasta que se acaba. En concreto, confecciono los proyectos desde la realización de la base del presupuesto, su planificación geográfica y la relación con las entidades que lo solicitan.

3.  ¿En qué medida cree que su trabajo es importante?

Mucho, porque las horas que invierto ofreciendo todo mi trabajo y esfuerzo personal, son el tiempo que les ahorro para que salgan adelante proyectos sanitarios que muchas veces no son fáciles de ejecutar. Parece que es mucho más fácil donar dinero, pero a mí me satisface más ayudar de esta manera.

4.  ¿Qué aporta el voluntariado a su vida?

Mucha cosas. Principalmente me aporta satisfacción, ya que he podido comprobar que hay personas que tienen la misma vocación que yo tengo de trabajar para los demás. Eso me estimula mucho para seguir haciéndolo. Esta organización, con 20 años de andadura, es un ejemplo de lucha y constancia ya que tienen una generosidad y entrega como nunca había visto en otras ONG. Además, me gusta como está constituida, su funcionamiento interno, su espíritu humanitario y sobre todo el personal que lo compone.

5.  ¿Qué es para usted la Solidaridad?

Actuar con los demás como lo harías contigo misma. Dar de lo que te sobra y por compasión no es solidaridad. Yo prefiero ofrecer mi tiempo y mi energía en esta labor humanitaria.

6.  ¿Cuáles son tus mejores recuerdos como voluntaria?

Tengo muchos buenos recuerdos. Acabamos de terminar una ayuda a una colonia Inca de Perú que no tenía de nada. En la asociación vimos que había posibilidades de mejorar en esa zona, por lo que hoy en día, cuentan con un gran sistema de regadío, estabilización de servicios, canalización de aguas y una gran red de servicios higiénicos. Aún así, lo más bonito es comprobar cómo se ha desarrollado esta colonia hinca para que puedan vivir con una dignidad humana básica esencial para todo ser humano.

7.  ¿Qué ha sido o es lo más duro?

Si haces tu trabajo con todo tu esfuerzo y bondad, es muy difícil que las cosas salgan mal. El voluntariado lo he hecho con todo el cariño, y ese cariño nace de dentro, no hay que buscarlo.

8.  ¿Piensa que las personas en edad avanzada están igual de preparadas que el resto para colaborar con las asociaciones? ¿Sois más comprometidos que los jóvenes?

Depende de cómo se mire. Los jóvenes tienen el inconveniente de los mayores, ya que son gente muy formada que tienen muchos conocimientos humanos teóricos, pero les falta la experiencia, actitud que llega con la madurez. Por el contrario, la persona mayor tiene menos habilidad para adaptarse y soportar cambios de clima y viajes. No puedo distinguir que un mayor sea más eficaz y más útil que el joven, simplemente son diferentes.

9.   ¿Qué le diría a las personas jubiladas que tienen esa inquietud de hacer algo altruista por los demás y no saben cómo?

Si quieren hacer algo, que lo realicen con sinceridad y seriedad con uno mismo,  y si además contribuyen a mejorar la situación de otras personas, mucho mejor. No hay que ir con la idea de pasar el rato. Yo no tengo la conciencia tranquila hasta que no veo los resultados de la ayuda que he ofrecido a través de mi esfuerzo.

10. Cuéntanos el secreto para que un voluntario no pierda el entusiasmo…

No hay ningún secreto. Si una persona es educada, formal y correcta, lo demás lo captan. Lo que tú reflejas, es un espejo que no solo lo ves tú, sino el resto de personas. La constancia también es muy importante en un voluntario. Siempre hay días peores que otros, pero hay tiempo para descansar. Cuando uno se sienta un poco cansado, vitamina y a seguir trabajando.  Así es como se  llega a los 80 años, no rindiéndome nunca.

Anuncios

2 pensamientos en “Mª Ángeles Brun: “Dar de lo que te sobra no es solidaridad”

  1. Mª Ángeles lleva 10 años colaborando con AVIM-CV (Asociación Voluntarios Informática Mayores Comunidad Valenciana) y entre otras Actividades relacionadas a la Informática, está la de dar clase a internos del Centro Penitenciario de Picassent (Valencia), voluntaria muy querida por toda la asociación.
    Saludos.
    Sebas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s