La Solidaridad de los más mayores

REPORTAJE 1 ABRIL/ V.BARRIGA

El voluntariado no tiene edad. El envejecimiento activo es buena muestra de ello ya que cada vez más jubilados realizan labores voluntarias en distintas entidades de carácter social. La principal razón estriba en que las personas de edad avanzada tienen una esperanza de vida mucho más larga que hace 20 o 30 años, por lo que “al contar con una mejor calidad de vida, incluyen en su rutina diaria tareas relacionadas con el voluntariado como actividad”, sostiene Rafael Izquierdo, presidente de la ONG Desarrollo y Asistencia. El incremento de personas jubiladas respecto al año 1986 es de un 27% (INSERSO,1989)  A esto, hay que sumarle que la sociedad está sufriendo un progresivo envejecimiento ya que la población española de más de 60 años de edad rondará en el año 2013 más de 8.400.000 personas. Esto traducido en palabras, significa la existencia de más mayores en el mundo.

Joaquina Galcerán hace seis años que colabora con la asociación Amigos de los Mayores. Se quedó viuda a los 69 años y estuvo bastante decaída durante un tiempo por la muerte de su marido. Su hija, le animó a buscar actividades de ocio en el hogar del pensionista de su pueblo, pero ella no estaba muy convencida: “A mí no me gustaba eso de ir a los típicos sitios de personas mayores, que juegan a cartas y pasan el tiempo”. La organización madrileña Amigos de los Mayores tiene por objetivo paliar la soledad, el aislamiento y las carencias afectivas de las personas mayores que viven solas. En este tipo de entidades, los jubilados pueden ser tanto los voluntarios como los beneficiarios de los distintas actividades que se ponen en marcha, ya sea tanto tareas de acompañamiento como

Este tipo de voluntariado de “mayores para mayores” está teniendo muy buena acogida y así lo recoge el informe “Las personas mayores en España 2008”. Los datos indican que la proporción de personas que participan en proyectos solidarios es del 34% durante el año 2006. Un dato muy curioso recogido también por esta memoria, muestra que la participación de las personas mayores en este tipo de labores supera la de los jóvenes de entre 15 y 29 años (44,7%). Para Miriam Gil, responsable de comunicación de SECOT, la actitud ante la vida no es igual en una persona joven que en un individuo que “atesora experiencia, tiempo y mucho conocimiento”, afirma. Estas tres variables son fundamentales en esta asociación, ya que las personas jubiladas o llamados Seniors ofrecen su experiencia profesional a modo de asesoramiento a personas emprendedoras desde un punto de vista empresarial, además de promover actividades de formación y de capacitación técnico-profesional.

La ONG Desarrollo y Asistencia también cuenta en su plantilla con personas mayores de 60 años. Concretamente hay más de 800 voluntarios de los cerca de 1.900 con los que cuenta la fundación en la Comunidad de Madrid. “Para nosotros forman una base fundamental en la estructura de la organización” recalca el presidente de Desarrollo y Asistencia.  La actividad “Mayores para mayores” es un proyecto que se desarrolla de forma transversal dentro de los programas de voluntariado de la ONG y que tiene el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas de más edad a través del fomento del envejecimiento activo. A través de esta iniciativa Desarrollo y Asistencia ofrece la posibilidad a las personas mayores de hacer voluntariado con sus iguales en residencias, domicilios particulares y hospitales. Asimisimo, la asociación ofrece sesiones informativas sobre la preparación a la jubilación y el envejecimiento activo a personas próximas a finalizar su vida laboral o aquellas que ya la han concluido.

Aparte de las cualidades profesionales de cada uno, el compromiso también suele ser una aptitud muy tenida en cuenta por las distintas ONG’s que buscan colaborar con gente más adulta. Muchas personas cuando piensan en voluntariado relacionan con ello gente muy joven pero “las personas mayores son muy comprometidos y fieles en sus rutinas solidarias”, comenta el presidente de Desarrollo y Asistencia. No obstante, para Mª Ángeles Brun, voluntaria de la asociación valenciana Farmamundi, la virtud solidaria no es una cuestión de edad sino de la “capacidad y ganas de ayudar a los demás”, remarca.

Para ser voluntario no es necesario poseer estudios específicos ni unas grandes cualidades extraodinarias. Las personas que desarrollan esta labor se caracterizan por su capacidad para captar las necesidades de muchas personas que necesitan ayuda. No obstante,  sí que se realizan una serie de cursos de iniciación al voluntariado antes de comenzar en cualquiera de los programas de las diferentes organizaciones. Con estos clases se suelen explicar la misión y los valores de las ONG’s con el objetivo de reflexionar y entrenar los conocimientos y habilidades necesarios para la acción social. Además, a lo largo del año se van actualizando conocimientos ya que es importante que “se encuentren al día de las reformas y novedades existentes para cubrir las necesidades demandadas”, explica Miriam Gil.

Beneficios

Los mayores voluntarios que realizan tareas de voluntariado en las asociaciones también se ayudan a ellos mismos. “El principal beneficio es la mejora de autoestima y la confianza de seguir sintiéndose útiles”, afirma Beatriz Bonete, profesora del área de Psicología Básica de la Universidad Miguel Hernández de Elche. Además, con su participación se rompen con las ideas de inutilidad que hasta ahora se tenían de este colectivo.

Por su parte, la ONG Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España añade que las personas mayores al relacionarse con voluntarios más jóvenes hace que se favorezca esa relación intergeneracional y permite que “los jóvenes aprendan de los mayores y conozcan sus experiencias y viceversa”.

Por otra parte, existen una serie de ventajas para las organizaciones. Debido al aumento del número de participación en estos programas, las entidades cuentan con personal con experiencia y mucha más dedicación al tener más tiempo libre que el resto de ciudadanos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que para prevenir la dependencia de los mayores, se debe apostar por unos estilos de vida con actividad física regular y adecuada, dieta equilibrada, vida intelectual y socialmente activa, sueño reglado, evaluación de la enfermedad y mayor participación en el tejido socioeconómico. Poco a poco los mayores van ganando terreno en causas solidarias por lo que “es un momento muy adecuado para mejorar las iniciativas con ellos”, concluye Rafael Izquierdo.

DESPIECE 1https://inextremisrevista.wordpress.com/2012/04/23/ma-angeles-brun-dar-de-lo-que-te-sobra-y-por-compasion-no-es-solidaridad/

DESPIECE 2: https://inextremisrevista.wordpress.com/2012/04/23/voluntariado-para-los-mas-mayores/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s