Los nuevos ‘sintecho’

V. BARRIGA/ JUNIO

La pobreza extrema muestra los rostros más visibles de las personas con grandes situaciones de necesidad, pero también con graves carencias. Son esas personas con impresión maloliente y sucia las que duermen bajo unos cartones, y las que reflejan la penuria de la parte más “desarrollada” del mundo. Hace unos años, todos ellos eran hijos de otra crisis, pero ahora cada vez más se derivan de otra. Y es que el número de personas que han bajado al escalón de la miseria se cifra en unos 19.000 en toda España, según los datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística en su último estudio realizado en 2005. No obstante, se estima que la cifra en estos años ha aumentado en más de un 30%, tal y como indican los datos recogidos por la Federación Europea de Asociaciones que Trabajan con Personas Sin Hogar (FEANTSA).

El “sinhogarismo” se nutre de gente cada vez más joven y con estudios que buscan un trabajo y que de un día al otro se encuentran sin ni siquiera poder pagar un alquiler en una vivienda de apenas 30 metros cuadrados.  En el Albergue San Vicente de Paúl de Cáritas Getafe existe un cambio en el perfil de solicitantes de alojamiento. “La media de edad está disminuyendo y cada vez son hombres con mayor cualificación y escasa trayectoria de exclusión los que quedan en situación de desamparo”, afirma Pepa Rodríguez, miembro de Cáritas Getafe.

En Arrels Fundació se atiende prácticamente al mismo número de personas que en años anteriores, con una media de 1.200 al año. Esta problemática ha existido siempre, ya que tiene componentes estructurales y es producto del tipo de sociedad de hoy en día. Lo que ocurre es que “en los últimos años es noticia porque afecta a perfiles más normalizados”, afirma María Pomés, responsable de comunicación de la entidad. A esto hay que añadir el aumento del tiempo de estancia de estos recursos ya que “las posibilidades de inserción social disminuyen de manera considerable”, añade.

La Calle Colón de Valencia es una de las zonas más transitadas de la ciudad. Por ella pasan miles de transeúntes, ejecutivos y turistas sedientos de descubrir hasta el último rincón de la capital,  pero también es el lugar donde viven y mendigan personas  como un joven apoyado en la marquesina del autobús urbano: “No tengo casa y nadie me quiere emplear”, muestra un cartel de cartón apoyado en el suelo. Ellos no están de paso. La historia se repite en el resto de grandes ciudades españolas. La Red de Atención a Personas sin Hogar, de la que forma parte el Ayuntamiento de Barcelona muestra como el número de personas que a diario no tienen donde dormir en la ciudad condal se ha disparado desde el 2008, año en el comenzó a notarse las consecuencias de la crisis económica mundial, y ha aumentado un 35%.

Como consecuencia, la ONG Solidarios para el Desarrollo organizan Cursos de Instrucciones para Dormir en la Calle. El objetivo de esta iniciativa, enmarcada en la campaña llamada “Personas como tú”, es dar a conocer la realidad de las personas sin hogar entre los vecinos y comerciantes del centro de Madrid.

Asociaciones como Solidarios para el Desarrollo son un claro ejemplo de  la lucha por los derechos de este colectivo. Pero, ¿el sinhogarismo se puede erradicar?. Los pisos tutelados y los albergues son una solución a corto plazo y una ayuda muy importante para estas personas.  En el Centro de Día y Comedor Social “Luz Casanova”, no solo se opta por cubrir las necesidades básicas de alimentación e higiene de las personas que acceden a estos recursos, sino que “se les ofrece la posibilidad de iniciar procesos integrales de inserción social”, agrega María Pomés.

Además, en los comedores sociales se ha producido algunos cambios sustanciales en los servicios prestados. El más destacado es la opción de llevarse la comida en envases de plástico o la de “guardarse el primer o segundo plato para cenar en casa”, comenta la presidenta de Cáritas Madrid.

Contra los estereotipos

El perfil de las personas que duermen en la calle ha cambiado, pero los estereotipos contra ellos siguen siendo los mismos que hace años. El desinterés y la confianza que a la mayoría de la población les producen aquellos que sobreviven vagabundeando por las calles o en la esquina de sus casas, se traduce en una visión desvirtuada y no real de estas personas en los mass media, tal y como muestra el estudio “La imagen de los vagabundos en la prensa”, realizado por la revista de Ciencias Sociales, APOSTA.

Otro tópico unido a los sin techo, que no responde a la realidad, es que la mayoría son extranjeros. En las cifras de Cáritas España se comprueba que resulta ser todo lo contrario, ya que el 62,8% de los acogidos son españoles. Entre los inmigrantes, 298 el año pasado, destacan los que proceden de otros países de la Unión Europea, especialmente portugueses debido a la cercanía del país y rumanos que no encuentran trabajo.

A esto hay que añadir como algunas ciudades españoles imponen multas de hasta 800 euros a los indigentes que se encuentran en la calle pidiendo limosna. Sin ir más lejos, el municipio de Valladolid defiende la puesta en marcha de esta norma alegando que “los indigentes son mayoritariamente gitanos y rumanos”.  Por ello, La Plataforma Ciudadana en Defensa de las Libertades reprocha la persecución de la mendicidad como un peligro público y denuncia que “esta ordenanza persigue todas aquellas actividades que no encajan con la ideología y modelo de ciudad de los gobernantes”, explican en su manifiesto.

Hay que diferenciar la pobreza de la exclusión, ya que ésta última es la desventaja económica y social de los individuos frente al resto de sociedad. El Grupo Boa Vida, formado por personas en riesgo de exclusión social, hace hincapié en el trasfondo de los estereotipos. “No todos somos drogadictos o ladrones, seguimos siendo seres humanos con una serie de derechos que buscamos trabajo y con ganas de salir de la pobreza, cualquiera puede pasar por ella”, subraya Ruth Casas.

DESPIECEhttps://inextremisrevista.wordpress.com/2012/06/25/pepa-rodriguez-solo-un-30-de-las-personas-sin-hogar-ejerce-la-mendicidad/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s