Los niños saharauis vuelven a España gracias a ‘Vacaciones en Paz’

REPORTAJE 2 /ALBA ROCHER

La crisis económica provoca un descenso en el número de niños saharauis que este año pasarán el verano en España

Todos los veranos las comunidades españolas acogen a niños saharauis que vienen a pasar unos meses lejos de su país y en familias de acogida. Todo ello bajo el programa ‘Vacaciones en Paz’, que hace referencia a los conflictos del Sahara y al derecho de los niños de pasar unas vacaciones lejos de ello.  Este año, la crisis económica ha provocado que muchas asociaciones de ‘amigos del pueblo saharaui’ de la Comunidad Valenciana, hayan reducido el número de niños que vienen a pasar el verano o, incluso algunas, no hayan podido traer a ninguno por falta de financiación. Otro de los temas que tratan muchos expertos es si en realidad a estos niños les beneficia venir a pasar la temporada estival a un país con más recursos que el suyo, o es duro cuando llega el momento de volver a la realidad de su propio origen.

Concentración en Valencia

La asociación Amel en L’Alcúdia (Valencia) que es una de las afectadas por falta de recursos, no podrá recibir este verano a ningún niño saharaui. Amel significa esperanza en uno de los dialectos del Sahara. Manuel Morató, presidente de la asociación alcudiana, explica que este año ha sido imposible y que es el primer año desde que nació Amel que L’Alcúdia no recibirá a niños saharauis.

Desde que empezó la crisis, afirma el presidente de Amel, ha sido complicado encontrar familias de acogida. Todo ello conlleva unos gastos y las familias que normalmente suelen acoger a los niños son de clase media. La Asociación está más de veinte años en activo y al principio, recuerda el presidente, algunos años venían menos niños que familias que querían acoger y entonces se tenía que sortear. “Eran otros tiempos”, afirma Manuel Morató.

Aún así, Morató recalca que la asociación sigue en activo con las campañas que se organizan todos los años de recogida de paquetes de arroz en los colegios. Y sobre todo, la función que considera más importante es la de transmitir el mensaje de cómo es la realidad política actual en el Sahara. “Que la gente sepa lo que hay es necesario”, explica el presidente de Amel.

Al-Amal

Carmen Carvajal, presidenta de Al-Amal (ONG de solidaridad con el pueblo saharaui de Valencia) apunta que los niños que han llegado este año son muy pocos comparado con otros años. La crisis económica ha afectado y mucho, explica la presidenta. Tanto es así, que este año a las ciudades de Valencia y Castellón han llegado un total de 191 niños. El año pasado llegaron un total de 312, que según Carmen Carvajal ya fueron muy pocos. “Pues todos los años anteriores siempre han venido de 400 a 500 niños”, concluye la presidenta.

Los gastos de las asociaciones

Los niños que vienen del Sahara suponen un gasto económico grande a las asociaciones. Cada niño cuesta de traer entre los 700 y los 800 euros para pagar el billete de avión. Además, afirma Manuel Morató, este dinero lo paga directamente la asociación, ya que no se puede pedir más a las familias.

Las familias se encargan de cuidar a los niños todo el verano, les compran ropa, los alimentan y también pasan un reconocimiento médico. En la vuelta a casa, las familias también se encargan de comprar cosas para que se las lleven y algunas también mandan dinero para el Sahara, explica Manuel Morató.

Por un Sahara libre

Por ello las asociaciones de ‘amigos del pueblo saharaui’ como Amel intentan traer a los niños y financiarse a través de cenas benéficas y sorteos. Pero el mayor aporte económico lo reciben del ayuntamiento. También las campañas de recogida de arroz que se organizan todos los años suponen un gran gasto a la asociación.  “Nos tenemos que encargar de pagar los camiones y el transporte hasta allí para que lleguen los paquetes”, afirma Morató.

La realidad de volver a casa

¿Es realmente bueno para los niños venir a pasar el verano aquí? El problema está en la vuelta al país de origen, pues tienen que acostumbrarse de nuevo a las cosas que no tienen y sí han tenido en España. No hay que olvidar que se trata de niños que llegan muy marcados por la situación de su entorno social, a parte de los problemas médicos y sanitarios que en muchas ocasiones presentan.

Sara Garrido es psicóloga y ha colaborado en varias asociaciones de ‘amigos del pueblo saharaui’. Garrido afirma que desde el punto de vista psicológico, no se puede decir que sean niños desarraigados de sus familias, porque no lo son. Aunque sí padecen algunos trastornos causados por la situación extrema en la que viven sus familias. Los campos del Tinduf, explica, no son el mejor lugar para forjar una infancia equilibrada, que además está muy mediatizada por el sentimiento político de su pueblo.

La psicóloga explica que por una parte es indiscutible que es bueno para ellos el venir a nuestro país, pues muchos de los niños resuelven grandes problemas de salud y psicológicos en España. Además, recalca Garrido, se integran en los entornos familiares de acogida casi siempre perfectamente, proporcionándoles cosas que en el Sahara nunca iban a poder encontrar. Si hablamos de  educación queda claro que al venir a España se encuentran en un entorno mucho más avanzado que el suyo. “Las consecuencias psicológicas pueden ser múltiples”, cuenta la psicóloga, pues hay niños que se adaptan a la situación desde el principio y se integran a la primera de cambio. Sin embargo, hay otros, que pueden sentir un rechazo inicial ante una sociedad que es completamente desconocida para ellos. Aún así, cuenta Sara Garrido, las ventajas para los niños son evidentes. “Si ponemos en la balanza pros y contras ganan las primeras”, afirma la psicóloga.

No obstante, hay que tener en cuenta, que en sus últimas semanas de estancia se pueden generar situaciones de desequilibrio psicológico y psíquico, advierte Sara Garrido. Sobre todo ante el dolor de abandonar la familia de acogida y el temor de volver a un entorno que dista mucho del confort que ofrece la sociedad europea, concluye la psicóloga.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

https://inextremisrevista.wordpress.com/2012/07/15/salek-hatri-creo-que-los-ninos-de-mi-pais-son-mas-felices-que-los-espanoles-alli-todos-se-rien-y-aqui-se-quejan-por-cualquier-cosa/

https://inextremisrevista.wordpress.com/2012/07/15/concentracion-por-un-sahara-libre/

Anuncios

El poder educativo de las asociaciones de inmigrantes

V.BARRIGA/ DESPIECE 1

El abandono educativo temprano de niños inmigrantes comporta un “alto riesgo de acabar en el paro o de vivir en condiciones de extrema pobreza”. Estas son las palabras de la comisaria europea de Educación, Androulla Vassiliou en relación a las estadísticas mostradas por la Encuesta Europea sobre las fuerzas de trabajo del pasado año. Y es que, el 26% de los inmigrantes de los países europeos abandonan el sistema escolar con el título de Primaria entre las manos. En el caso español, las cifras todavía son más alarmantes: el 45% de estos niños no llegan a finalizar sus estudios obligatorios.

Parece que algo falla en el sistema educativo. Las diferentes asociaciones lo saben y muchas de ellas intentan paliar este problema, estableciendo proyectos educativos en los que se pretende ofrecer un apoyo educativo a aquellos niños que necesitan un refuerzo, y que sus familias no tienen unos recursos económicos boyantes para facilitarles estas clases.

En la asociación de voluntariado social “Vive y deja vivir” llevan más de 10 años impartiendo clases de apoyo tras la jornada escolar a cientos de niños tanto españoles como inmigrantes en el Barrio de Aluche (Madrid). De este modo, cada uno de ellos acude a la entidad dos días en semana, con el fin de que los voluntarios puedan ayudarles en sus talleres diarios o preparar exámenes.

Pero no todo se desarrolla al azar. Los Servicios Sociales de la zona o los propios colegios son los que derivan a sus alumnos a la organización madrileña. “Solemos mantener reuniones puntuales con orientadores de los centros para trabajar conjuntamente en relación a algún menor”, comentan desde la organización.

Generalmente, la mayoría de las derivaciones, se reciben desde los Servicios Sociales de la zona, aunque también “son los propios colegios que informan a familias, para que acudan a nuestro recurso”. En algunos casos, se mantienen reuniones puntuales con orientadores de los centros, “para trabajar conjuntamente en relación con algún menor con problemas de adaptación importantes”.

Una de las causas de estos problemas de aprendizaje está relacionada con la desmotivación por los estudios. “Estimular la práctica es mucho más difícil que por ejemplo explicarles la lección del día”, comenta la pedagoga, Paula Escrivá. Estos programas dan respuesta a las necesidades educativas que también facilitan la integración sociocultural entre los extranjeros y la población autóctona, elemento esencial para fomentar un desarrollo escolar satisfactorio.

frundraising: captación de fondos 2.0

V.BARRIGA/ DESPIECE 2

La externalización de diversos servicios en las ONG’s no es nada nuevo. Desde principios del año 2000, las asociaciones más grandes comenzaron a desarrollar ambiciosas campañas de captación del pequeño donante con le técnica del F2F como nuevo canal de obtener fondos privados mediante la obtención de pequeñas aportaciones.

Con la llegada de las nuevas tecnologías, el marketing online o el llamado ciberfrundraising está pegando fuerte. Esta técnica consiste en “sacar provecho de las herramientas de la web para difundir campañas de captación de fondos novedosas a bajo coste y con un gran impacto en la comunidad de donantes”, explica María Mercedes García, formadora e-learning de APFOS.

Los objetivos mayoritariamente son financieros pero también es una cuestión de imagen ya que “ofrece la posibilidad de posicionarse en el mercado como marca, lo que refuerza el plan de comunicación de la organización”, expone María Mercedes.

Cuando se habla de fundraising en una ONG no solo se trata de captación de fondos, sino de saber qué se hacen con esos fondos y donde se destinan. Y es que la transparencia es fundamental. Las organizaciones viven de sus donantes por lo que deben rendirle cuentas es necesario.

En cuanto a los captadores de socios, existen empresas que además de contratar a estos trabajadores, se encargan de su formación. Normalmente estas empresas no entienden las necesidades de estas entidades por lo que “simplemente enfocan el trabajo desde un punto de vista netamente comercial y se olvidan de lo demás”, afirma la formadora de APFOS. De echo, los trabajadores suelen cobrar por comisiones, teniendo unas metas semanales que en caso de no alcanzarlas, “suponen la pérdida del empleo”, comenta María Mercedes.

Por esta razón, otras organizaciones han optado por formar grupos internos, como en el caso de Ayuda en Acción, donde sin embargo, se aplican condiciones laborales muy similares en cuanto a metas de socios. La única diferencia radica en que “cuentan con una mayor formación y tienen un contacto más directo con el entorno de la ONG”, concluye.

Otra técnica destacada, pero menos usada, es el llamado MGM (Member Get Member) que consiste en premiar a un consumidor por traer a un amigo. Sin embargo, el socio de una entidad no obtiene ninguna gratificación monetaria, pero sí que se convierten en preescriptores de la organización. Suelen tratarse de personas con capacidad de movilizar más gente a favor de la causa. Los famosos son buena muestra de ello.

El voluntariado como oportunidad laboral

V.BARRIGA/ DESPIECE 1

En los últimos tiempos, las diversas ONG’s españolas demandan un voluntariado estable y preparado. Para ello, la última tendencia es impartir formación específica  dentro de cada área en la que se trabaja. Un voluntario no es una persona que de un día a otro comienza a colaborar con una asociación, ya que suelen actúan como actores principales en la prosperidad de los colectivos más desfavorecidos de la sociedad, por lo que “son esenciales a la hora de desarrollar tareas importantes y valiosas en el entorno social”, asegura Daniel director de la organización Pasaporte para la Comunicación.

Ligado a la formación  se encuentra un punto clave para conseguir grandes oportunidades laborales. Cada vez más parados o jóvenes buscan regresar al mercado de trabajo, por lo que consideran que es una buena opción. “Existe una creciente demanda de empleo por parte de la población hacia las entidades del Tercer Sector”, afirma el director de Pasaporte para la Comunicación.

Independientemente de estos factores, colaborar en una institución no gubernamental es muy beneficioso tanto para la propia persona como para la organización. Los sueldos suelen ser más bajos o no existe remuneración alguna, pero no por ello dejan de haber beneficios de carácter laboral. Dada la coyuntura económica y la gran cantidad de parados de larga duración, muchos de ellos deciden emplear sus períodos estivales o de ocio en realizar tareas de voluntariado ya que “permite adquirir experiencias y demostrar las capacidades de las personas”, subraya Marián Germes, directora de Relaciones Externas de Aspanion

Por otro lado, los que colaboran en alguna fundación desarrollan una serie de cualidades muy importantes. El esfuerzo y el compromiso son dos aspectos clave en la vida de un voluntario, por lo que se convierten en un requisito muy apreciado por las empresas a la hora de contratar a un nuevo empleado. Cada vez más, los departamentos de selección de personal demandan profesionales con aptitudes y actitudes solidarias. “Las compañías ya no solo se fijan en expedientes académicos sino en los valores personales”, dice Daniel.

Resulta fácil ver como algunas personas que empezaron como voluntarios, son hoy en día ejecutivos y responsables de las entidades. En la asociación valenciana Aspanion existen profesionales que “anteriormente colaboraron en la organización”, comenta la directora de relaciones externas de la asociación. No solo de voluntarios viven las ONG’s.

La Solidaridad de los más mayores

REPORTAJE 1 ABRIL/ V.BARRIGA

El voluntariado no tiene edad. El envejecimiento activo es buena muestra de ello ya que cada vez más jubilados realizan labores voluntarias en distintas entidades de carácter social. La principal razón estriba en que las personas de edad avanzada tienen una esperanza de vida mucho más larga que hace 20 o 30 años, por lo que “al contar con una mejor calidad de vida, incluyen en su rutina diaria tareas relacionadas con el voluntariado como actividad”, sostiene Rafael Izquierdo, presidente de la ONG Desarrollo y Asistencia. El incremento de personas jubiladas respecto al año 1986 es de un 27% (INSERSO,1989)  A esto, hay que sumarle que la sociedad está sufriendo un progresivo envejecimiento ya que la población española de más de 60 años de edad rondará en el año 2013 más de 8.400.000 personas. Esto traducido en palabras, significa la existencia de más mayores en el mundo.

Sigue leyendo

Voluntariado para los más Mayores

DESPIECE 2 ABRIL/ V.BARRIGA

Este año se celebra el “Año Europeo del Envejecimiento Activo y de la Solidaridad Intergeneracional” y muchas asociaciones ofrecen la posibilidad a los mayores de colaborar con ellos en programas expresamente pensados para y por ellos. Estos son algunos de los proyectos más consolidados:

1. Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP). Su programa de voluntariado de mayores se desarrolla en varias comunidades autónomas del estado español. Cuenta con más de 3.000 voluntarios que prestan servicio de acompañamiento y ayuda a otros mayores.

2. Confederación Española de Aulas de la Tercera Edad (CEATE). Es una entidad sin ánimo de lucro que desde el año 1993 que agrupa a un centenar de “Aulas de Tercera Edad” y desarrolla programas de voluntariado cultural a jóvenes y jubilados.

3. Cruz Roja Española. Más de 2.000 personas mayores colaboran de manera asidua con la organización, lo que supone alrededor del 15% de todo su voluntariado.

4. Amigos de los Mayores. Organización que tiene por objetivo mejorar la calidad de vida de las personas mayores con recursos limitados y en situación de aislamiento y/o soledad a través de la acción de voluntarias y voluntarios cualificados a través de diferentes actividades.

5. Nagusilán. Es una asociación no gubernamental creada en 1995 dedicada a acompañar, consolar y animar a personas mayores en situación de abandono y vulnerabilidad.

Mª Ángeles Brun: “Dar de lo que te sobra no es solidaridad”

DESPIECE 1 ABRIL/ V.BARRIGA

Imagen cedida por Farmamundi

MªAngeles trabajando en su despacho. FARMAMUNDI

Compromiso es la palabra que define a Mª Ángeles Brun. Lleva 13 años siendo voluntaria en la organización humanitaria Farmamundi. Enfermera y trabajadora social de profesión, ha participado en multitud de proyectos solidarios. A sus 82 años, no ve el momento de retirarse del trabajo que lleva a cabo en la asociación sanitaria, porque para ella: “la solidaridad no es una cuestión de edad”.

1.  ¿Cómo te vinculaste al voluntariado y qué te motivó?

Siempre he sido una persona muy solidaria con los demás. Estuve en Australia ayudando a los inmigrantes de habla hispana que allí se encontraban, y desde muy joven pertenezco a  la congregación de las Hijas de la Caridad. Una vez jubilada conocí a un farmacéutico de San Antonio de Benagéber que colaboraba con Farmamundi. Me habló de su trabajo con los más desfavorecidos  y decidí conocerles, tanto que ya llevo 13 años colaborando con ellos.

2.  ¿Qué tareas lleva a cabo como voluntaria?

Colaboro en el área de proyectos de cooperación al desarrollo, acción humanitaria y de emergencias. Básicamente trabajamos en equipo desde que sale a la luz un plan, hasta que se acaba. En concreto, confecciono los proyectos desde la realización de la base del presupuesto, su planificación geográfica y la relación con las entidades que lo solicitan.

3.  ¿En qué medida cree que su trabajo es importante?

Mucho, porque las horas que invierto ofreciendo todo mi trabajo y esfuerzo personal, son el tiempo que les ahorro para que salgan adelante proyectos sanitarios que muchas veces no son fáciles de ejecutar. Parece que es mucho más fácil donar dinero, pero a mí me satisface más ayudar de esta manera.

4.  ¿Qué aporta el voluntariado a su vida?

Mucha cosas. Principalmente me aporta satisfacción, ya que he podido comprobar que hay personas que tienen la misma vocación que yo tengo de trabajar para los demás. Eso me estimula mucho para seguir haciéndolo. Esta organización, con 20 años de andadura, es un ejemplo de lucha y constancia ya que tienen una generosidad y entrega como nunca había visto en otras ONG. Además, me gusta como está constituida, su funcionamiento interno, su espíritu humanitario y sobre todo el personal que lo compone.

5.  ¿Qué es para usted la Solidaridad?

Actuar con los demás como lo harías contigo misma. Dar de lo que te sobra y por compasión no es solidaridad. Yo prefiero ofrecer mi tiempo y mi energía en esta labor humanitaria.

6.  ¿Cuáles son tus mejores recuerdos como voluntaria?

Tengo muchos buenos recuerdos. Acabamos de terminar una ayuda a una colonia Inca de Perú que no tenía de nada. En la asociación vimos que había posibilidades de mejorar en esa zona, por lo que hoy en día, cuentan con un gran sistema de regadío, estabilización de servicios, canalización de aguas y una gran red de servicios higiénicos. Aún así, lo más bonito es comprobar cómo se ha desarrollado esta colonia hinca para que puedan vivir con una dignidad humana básica esencial para todo ser humano.

7.  ¿Qué ha sido o es lo más duro?

Si haces tu trabajo con todo tu esfuerzo y bondad, es muy difícil que las cosas salgan mal. El voluntariado lo he hecho con todo el cariño, y ese cariño nace de dentro, no hay que buscarlo.

8.  ¿Piensa que las personas en edad avanzada están igual de preparadas que el resto para colaborar con las asociaciones? ¿Sois más comprometidos que los jóvenes?

Depende de cómo se mire. Los jóvenes tienen el inconveniente de los mayores, ya que son gente muy formada que tienen muchos conocimientos humanos teóricos, pero les falta la experiencia, actitud que llega con la madurez. Por el contrario, la persona mayor tiene menos habilidad para adaptarse y soportar cambios de clima y viajes. No puedo distinguir que un mayor sea más eficaz y más útil que el joven, simplemente son diferentes.

9.   ¿Qué le diría a las personas jubiladas que tienen esa inquietud de hacer algo altruista por los demás y no saben cómo?

Si quieren hacer algo, que lo realicen con sinceridad y seriedad con uno mismo,  y si además contribuyen a mejorar la situación de otras personas, mucho mejor. No hay que ir con la idea de pasar el rato. Yo no tengo la conciencia tranquila hasta que no veo los resultados de la ayuda que he ofrecido a través de mi esfuerzo.

10. Cuéntanos el secreto para que un voluntario no pierda el entusiasmo…

No hay ningún secreto. Si una persona es educada, formal y correcta, lo demás lo captan. Lo que tú reflejas, es un espejo que no solo lo ves tú, sino el resto de personas. La constancia también es muy importante en un voluntario. Siempre hay días peores que otros, pero hay tiempo para descansar. Cuando uno se sienta un poco cansado, vitamina y a seguir trabajando.  Así es como se  llega a los 80 años, no rindiéndome nunca.