Entrevista con Raimundo Varela Gómez

Raimundo Varela es Profesor del Área de Derecho Financiero y Tributario en la Universidad Miguel Hernández de Elche

¿En qué se puede invertir para conservar el dinero? ¿Cómo suelen invertir los nuevos ricos?

Las inversiones para conservar el dinero obtenido de la Lotería, son muchas y muy variadas. Hasta hace unos años, las más típicas eran las inversiones inmobiliarias Al contrario de lo que se pueda pensar ahora sería el momento de volver a este tipo de inversiones, puesto que ahora los precios están mucho más bajos que hace unos años. Al final esto depende de la aversión al riesgo que tenga el inversor y de la utilidad que se vaya a dar al bien obtenido en la inversión. Pienso, por ejemplo, en el apartamento soñado por aquella familia que pasa sus vacaciones en la playa de alquiler. Las inversiones en estos tiempos están cambiando, y se cambia “el ladrillo” por otras inversiones más seguras, incluso el “oro de inversión” estaría entre ellas.

¿Cómo es posible que se den tantos casos de gente que siendo millonaria a través de la lotería, lo pierde todo?

 Hay personas que cuando les toca la lotería, se ven con un gran patrimonio en dinero, que no saben como gestionar, y en muchas ocasiones piensan que ese gran patrimonio nunca se va a acabar. Mi abuela decía “cuando se echa en un saco y se va sacando de él al final el fondo se le ve”. Hay gente que no sabe donde está ese fondo.

¿De  qué forma está relacionada la lotería con el blanqueo de dinero? Gente que compra décimos a los agraciados para blanquear su dinero negro.

Es un tema archiconocido por la opinión pública, muy bien descrito en la pregunta, de hecho está dentro del plan de prevención del fraude de la Agencia Tributaria, y es que con el blanqueo de capitales se tapan muchos negocios o actuaciones delictivas que indudablemente deben ser perseguidas.

¿Qué pasa con la gente que acepta que le compren el décimo premiado? Pues ellos son ahora los que tienen el problema del dinero negro, ¿Qué opciones tienen?

Estas personas deberían de tener mucho cuidado con este tipo de actuaciones, puesto que dependiendo de donde venga ese dinero negro, incluso podrían estar imputados en posibles delitos de blanqueo de capitales. Las opciones no son muchas, puesto que todo lo que se haga con dinero fraudulento, puede suponer un delito.

¿Cuáles cree que son los motivos más comunes que llevan a la gente a vender sus décimos? ¿Motivos de necesidad/económicos o pura ambición?

Sinceramente creo que ni unos ni otros, el motivo más común que lleva a la gente a vender su décimo, es el desconocimiento. Sinceramente no creo que compense el poder dormir tranquilo con la ganancia que puedan obtener por la venta de los décimos premiados. Entre otras cosas porque el problema se agrava a mayor cantidad de décimos premiados y por consecuencia vendidos.

¿Se puede evitar esto de alguna forma?

Es difícil, al menos de momento, porque un billete de lotería es un premio “al portador” de dicho billete, la única forma sería crear un registro en el que se detalle con nombre apellidos y NIF quien compra esos billetes de lotería. Esto evidentemente tendría otros problemas, pensemos en que hay muchas asociaciones sin ánimo de lucro que sacan parte del dinero que necesitan con la lotería. De una forma u otra esta forma de financiación quedaría erradicada, con la consiguiente queja de este tipo de asociaciones. Hoy por hoy es algo que todos vemos muy normal, pero esto lleva encubierto otro ingreso para la administración, “las donaciones” y que llevan sus correspondientes impuestos.

¿Es fácil para los que quieren blanquear dinero, encontrar los décimos premiados?

Creo que cada vez es más complicado sobre todo porque la gente en general prefiere dormir tranquila y también porque en estas épocas lo que se suele hacer en lugar de invertir es aquello de “tapar agujeros”.

En la venta de lotería cada año, ¿Quién sale ganando, el Estado o las Administraciones?

Indudablemente el Estado que es el gran recaudador de estos billetes de lotería comprados y, no nos olvidemos, que precisamente esta lotería de navidad es la que más se recauda y la que menos toca.

Anuncios