¿Cómo afecta la crisis al voluntariado?

Reportaje 1 Abril/ Alba Rocher

El voluntariado es una forma de favorecer la participación ciudadana ayudando a los demás de manera altruista. ¿Es viable participar en programas de voluntariado en tiempos de crisis? ¿Cómo podemos ayudar?

Cualquier ayuda por pequeña que sea puede convertirse en algo útil para los demás. La figura del voluntario en la sociedad es algo imprescindible.“Las personas necesitan de personas”, afirma Pablo G. Tortosa, técnico de animación en APAEX (Asociación de Protección y Ayuda a Ex Alcohólicos) de Elche.  El papel que juega el voluntario en la sociedad sirve para demostrar y demostrarnos a nosotros mismos que lo que mueve al ser humano no es únicamente una moneda de cambio, al menos materialmente hablando, explica G. Tortosa. Aunque el voluntario, según se mire, sí que se lleva algo a cambio, la gratificación personal. En ese sentido P. Tortosa dice que también hay que ser realista y  no olvidarse que las necesidades económicas están a pie de calle y todos las tenemos.

Charla de Lorena Escandell en APAEX

El aprendizaje del voluntario puede ser muy amplio y abarca un gran abanico de posibilidades. Además la formación específica es también muy importante. Pero, ¿Es complicado captar voluntarios? P. G. Tortosa cuenta que lo realmente complicado es mantenerlos. “Es totalmente normal, dado que todos tenemos nuestras necesidades económicas, laborales y personales”, afirma Pablo Tortosa. Pues el voluntariado requiere de un tiempo que no siempre se puede cumplir. Desde APAEX, la intención es que las personas que colaboran voluntariamente aporten un pequeño granito de arena, pero no se exige más de la cuenta a nadie, explica el técnico.

Yolanda Ansón, responsable de comunicación de FarmaMundi recalca la importancia de la formación en los voluntarios y subraya que lo más importante es que el voluntario adquiera un compromiso con la asociación y con la labor que desempeña. Según cuenta Y. Ansón, en FarmaMundi se invierte un tiempo formando a cada voluntario. Por ello es importante que la persona se comprometa a tener un horario o unas horas que pueda cumplir cada semana, de forma que no se altere el funcionamiento del centro.

En la situación económica actual muchas asociaciones echan mano de voluntarios e incluso hasta en algunos casos pueden sustituir el puesto de un trabajador. Este no es el caso de FarmaMundi, Yolanda Ansón explica que en esta asociación de Farmacéuticos trabajan muchas personas que reciben un sueldo cada mes. De hecho Y. Ansón recalca que sería imposible llevar a cabo el trabajo del día a día sólo con voluntarios, pues aunque disponen de voluntarios que llevan mucho tiempo en la asociación, el tiempo que invierten no puede suplir el puesto de un trabajador

Sólo un 17% de los españoles realiza labores de voluntariado

Así lo afirmaron muchos expertos de Meridian International Center y de la Fundación Rafael del Pino en la última Cumbre Mundial de Innovación en el Voluntariado celebrada en Madrid el pasado mes de marzo. Entre otros temas, en la cumbre se habló de participación ciudadana, del impacto del voluntariado en la sociedad y de las responsabilidades compartidas.

Esta cifra, un 17%, refleja el porcentaje de españoles que en la actualidad colaboran o invierten unas horas de su tiempo libre en ayudar a los demás. Una cifra realmente baja si se compara con el 34% de la media europea. La crisis económica quizás tenga algo que ver en la participación de los voluntarios.

Enrique Díaz es coordinador de la Asociación de Submarinismo de la Universidad de Alicante, en la que también colaboran algunos voluntarios de carácter ambiental. E. Díaz dice que se puede afirmar que la crisis ha afectado a la labor del voluntariado, pero no siempre en sentido negativo.

Por ejemplo Díaz explica que como aspectos negativos de la crisis a la labor del voluntariado habría que destacar la reducción de ayudas por parte de la administración y de las entidades privadas. Sin embargo, Enrique Díaz valora que  tampoco se puede decir que porque hubiera más ayudas en el pasado, hubiera más y mejores programas de voluntariado. De hecho en muchas ocasiones, afirma el coordinador,  las ayudas al voluntariado han sido mal empleadas y se han desperdiciado en programas que no aportaban un beneficio claramente definido.

De forma positiva la crisis ha traído consigo un mayor control por parte de los benefactores,  “lo cual esperamos que devenga en un mejor uso y aprovechamiento de las ayudas”, concluye Enrique Díaz.

Para Pablo G. Tortosa la crisis ha afectado en todo. Pero bajo su punto de vista, es posible que la crisis haya afectado de forma positiva al voluntariado. Tortosa plantea que  la falta de trabajo hace que mucha gente se plantee qué hacer con su tiempo libre, y es probable que sea un buen momento para el movimiento asociativo y para  una labor voluntaria.

El perfil del voluntario en Europa

Según Luis Aranguren Gonzalo, el perfil más típico del voluntario es de persona joven, mujer, con estudios secundarios o superiores y volcadas en tareas sanitarias o de docencia. Datos que reveló en el Congreso Europeo de Voluntariado celebrado en Valencia en Abril de 2010.

Más de un millón de personas dedican una media de cuatro horas por semana a los demás, son en su mayoría jóvenes, con estudios universitarios y en muchos casos llevan más de cinco años siendo voluntarios. Estas estadísticas a nivel de Europa son más esperanzadoras y  abren el camino e invitan a todas las personas a colaborar, trabajar por los demás y obtener una experiencia única y gratificante.

Alba Rocher

Artículos relacionados:

https://inextremisrevista.wordpress.com/2012/04/21/lorena-escandell-no-es-cuestion-de-ayudar-a-otros-sino-de-ayudarse-tambien-uno-mismo/ 

https://inextremisrevista.wordpress.com/2012/04/23/empecemos-ayudando-a-nuestro-alrededor/

Eva Peña: “No hay nadie que no sepa hacer nada”

Despiece 2/Alba Rocher

Eva Peña es la secretaria del Banco del Tiempo en Zaragoza, un proyecto iniciado por la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza. Nos cuenta cómo nace este proyecto y los perfiles más demandados, así como las actividades que se ofrecen en el banco del tiempo.

¿Cómo surge esta iniciativa?

 Este proyecto se  inicia a través de la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza, una entidad en la que se encuentran unas 50 asociaciones vecinales. Nace como  forma de contribuir a crear tejido social y recuperar valores de convivencia y buena vecindad.

¿Existen subvenciones para financiar este proyecto?

Hasta hace tres años existía un convenio con el área de Acción Social del ayuntamiento de Zaragoza. En la actualidad se solicita una subvención de carácter anual.

¿Qué beneficios pueden obtener las personas participando en el banco del tiempo?

Muchos y muy variados. Los principales son la solución de problemas cotidianos, ahorro de algo de dinero, conocer gente, aumentar la red social y también el aumento de la autoestima personal.

¿Ha habido un incremento de usuarios ahora en tiempos de crisis?

Es difícil saberlo ya que, al pasar el tiempo, cada vez hay más socios y, por lo tanto, más intercambios. Lo que sí que se ha notado es un cambio en las demandas. Antes había más relacionadas con el ocio (aprender a cocinar, talleres de artesanía, meditación…) y ahora son cosas más prácticas (reparaciones, peluquería, arreglos de ropa…)

¿Cómo se da a conocer? ¿Se hace algún tipo de publicidad?

Por el boca a boca, por Facebook, a través de dípticos y boletines informativos en centros comunitarios y también por algunos reportajes de prensa. No se hace ningún tipo de publicidad que suponga costes económicos.

¿Qué actividades son las más demandadas por parte de los usuarios o qué perfiles se necesitan más?

 Las actividades más demandadas en este momento son sobre todo informática y nuevas tecnologías. Aunque la gente también pide masajes, costura, idiomas, pequeñas reparaciones, fontanería y peluquería. Los perfiles que más se necesitan ahora son los relacionados con la fontanería e incluso personas con furgonetas para mudanzas (hay bastante más demanda que oferta).

¿Puede participar cualquier persona? Y si es así, ¿Existen asesores para ayudarle a pensar que tipo de actividad podría realizar para los demás?

Por supuesto. Desde la Secretaría del Banco del Tiempo se le sugiere a la gente lo que puede ofrecer y también a reorientar su oferta si lo que hacen no es demandado, para que no se queden sin saldo. De hecho todos pueden colaborar, no hay nadie que no sepa hacer nada.

Al no haber intercambio de dinero de por medio, ¿puede pensar la gente que la calidad de los servicios es menor?

No es habitual, lo que sí tienen que asumir es que igual no es tan inmediato como en un servicio contratado. Hay que tener un poco de paciencia y ser capaz de adaptarse a los horarios de los demás. Lo mejor para animar a la gente a que participe y quede satisfecha es que lo conozcan de primera mano.

Alba Rocher

La labor del voluntariado hospitalario

REPORTAJE 2 ENERO/ V.Barriga

Son las siete y media de la mañana y comienza la actividad en el despacho del voluntariado en el Hospital General Universitario de Elche. Poco a poco van llegando los voluntarios de los miércoles para agruparse en torno al pequeño despacho, situado en la primera planta de la coordinadora, María Asunción Esteve , a la espera de que ella les encomiende la primera tarea del día. “Lo primero que se suele hacer por la mañana es ayudar con el desayuno a los pacientes más mayores y acompañar a los enfermos a quirófanos”, declara.

Sigue leyendo