Voluntariado para los más Mayores

DESPIECE 2 ABRIL/ V.BARRIGA

Este año se celebra el “Año Europeo del Envejecimiento Activo y de la Solidaridad Intergeneracional” y muchas asociaciones ofrecen la posibilidad a los mayores de colaborar con ellos en programas expresamente pensados para y por ellos. Estos son algunos de los proyectos más consolidados:

1. Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP). Su programa de voluntariado de mayores se desarrolla en varias comunidades autónomas del estado español. Cuenta con más de 3.000 voluntarios que prestan servicio de acompañamiento y ayuda a otros mayores.

2. Confederación Española de Aulas de la Tercera Edad (CEATE). Es una entidad sin ánimo de lucro que desde el año 1993 que agrupa a un centenar de “Aulas de Tercera Edad” y desarrolla programas de voluntariado cultural a jóvenes y jubilados.

3. Cruz Roja Española. Más de 2.000 personas mayores colaboran de manera asidua con la organización, lo que supone alrededor del 15% de todo su voluntariado.

4. Amigos de los Mayores. Organización que tiene por objetivo mejorar la calidad de vida de las personas mayores con recursos limitados y en situación de aislamiento y/o soledad a través de la acción de voluntarias y voluntarios cualificados a través de diferentes actividades.

5. Nagusilán. Es una asociación no gubernamental creada en 1995 dedicada a acompañar, consolar y animar a personas mayores en situación de abandono y vulnerabilidad.

Anuncios

Lorena Escandell: “No es cuestión de ayudar a otros sino de ayudarse también uno mismo”

Despiece 1/Alba Rocher

Proyecto de Cooperación en Paraguay

Lorena Escandell es periodista y natural de Pinoso (Alicante). Ha colaborado desde joven como voluntaria en diversas asociaciones. Entre ellas, Cruz Roja de Pinoso, la Asociación de Mujeres Vecinales de Elche, APAEX (Asociación de Protección y Ayuda al Ex Alcohólico de Elche) y la Asociación de Submarinismo de la Universidad de Alicante. Además de un proyecto de cooperación en Paraguay de las Hermanas Carmelitas Teresianas y voluntariado medioambiental. Es también la autora del blog: Por amor al arte.

¿Cuál fue la motivación que le llevó a ser voluntaria?

Conocer y relacionarme de manera más cercana con mi entorno social para ser más consciente de las realidades sociales con las que convivo, abrirme al mundo, aprender del otro, combatir el miedo desde el conocimiento… Observar, escuchar, dialogar, sentir, reflexionar, compartir, actuar, vivir… No es sólo una cuestión de ayudar a otros sino de ayudarse también uno mismo.

¿Cree que ha afectado la crisis a la labor del voluntariado?

La crisis agudiza los problemas. En este sentido, la labor del voluntariado, importante siempre, es fundamental para que las asociaciones puedan llevar a cabo sus proyectos en momentos difíciles como éste. De otra manera, ciertos servicios se interrumpirían por falta de recursos, situación que ya se está dando en algunas asociaciones y que me parece terrible.

¿Cree que las personas pueden ahora colaborar más porque tienen más tiempo libre (debido al paro etc.) o menos porque tienen más problemas en su casa?

En mi opinión, cualquier persona, sea cual sea su situación laboral, puede dedicar una parte de su tiempo libre a una causa social. Las asociaciones son espacios de convivencia, de intercambio, en los que se aprende de manera constante. Quien ejerce el voluntariado da, pero recibe, y mucho. El voluntariado puede ser una alternativa de formación y adquisición de experiencia, una opción para mejorar como persona, ciudadano y profesional.

¿Han cambiado las funciones del voluntario de hace unos años a ahora? 

En mi opinión, es probable que las labores del voluntariado se hayan ampliado en los últimos tiempos porque los sujetos beneficiarios de las mismas han cambiado, ya no son sólo inmigrantes y ancianos.

¿Es más importante o esta figura está más demandada que antes?

Creo que la figura del voluntario es importante siempre. En momentos de crisis como el actual, las necesidades de las asociaciones se acentúan porque se carece de recursos suficientes para atender unas demandas sociales crecientes.

¿Cree que en tiempos de crisis, las asociaciones están echando mano sólo de voluntarios al no tener recursos?

No sé cuál es la tendencia general, pero es probable que ciertas tareas antes remuneradas se estén haciendo en la actualidad por personas voluntarias de manera altruista.

 ¿Qué cree que puede provocar esta situación?

De ser así, creo que es una conducta arriesgada. No se debería dejar ciertas empresas en manos de gente voluntaria, por buena que sea su voluntad. Existen tareas que requieren formación específica, además de actitudes y aptitudes concretas. En mi opinión, la figura del profesional no debe desaparecer de las asociaciones, pues aporta, entre otras cosas, estabilidad y determinación al servicio. El voluntario debe ser, bajo mi punto de vista, un puente entre el profesional y el usuario de la organización.

¿Por qué es importante la figura del voluntario en la sociedad?

La solidaridad es el principio que inspira la acción voluntaria. Por tanto, el voluntario promueve una cultura de la solidaridad que contrarresta los efectos perniciosos del materialismo. Colabora en la construcción de una sociedad participativa que actúa de manera colectiva. Entiendo el voluntariado como un compromiso con la sociedad, no sólo con un servicio o un programa concreto; una forma de vida, una actitud diaria, no una actividad puntual o una acción de emergencia, para conocer, cuidar y transformar el mundo con otras personas. Es un modo de enriquecimiento personal que busca la justicia social, una forma equilibrada de vivir.

 Alba Rocher

De profesión, cooperante

REPORTAJE 1 FEBRERO/ V.BARRIGA

En los últimos meses, miles de personas han salido a la calle por los recortes que se están llevando a cabo por el gobierno español en materia educativa y sanitaria. La reducción en el gasto público en materia hospitalaria está poniendo en peligro el futuro de esa asistencia hospitalaria pública, garantía de derecho desde el año 1986 cuando se creó la ley General de Sanidad. En muchos casos se está produciendo una disminución efectiva de la capacidad asistencial de los centros que acaba produciendo un peor funcionamiento del sistema. En concreto, se están reduciendo el número de camas por paciente y las listas de espera en cirugía son mucho más largas. La crisis ha llegado a los hospitales europeos y españoles, pero ¿y qué pasa con los del Tercer Mundo? .

Sigue leyendo