Todos somos capaces

Despiece/ Alba Rocher

Practicar cualquier tipo de deporte fomenta la integración social de la persona y la relación con los demás. En el caso del deporte adaptado no es  diferente. Lorena de Rozas, fisioterapeuta explica  que el deporte en general tiene numerosos beneficios sobre el organismo.  Entre ellos el aumento de la fuerza muscular, del equilibrio, de la coordinación y de la conciencia corporal de la persona. Además aporta  muchos más beneficios tanto fisiológicos como psicológicos.

Las personas con minusvalía pueden sentirse en algún momento en desventaja con el resto de la sociedad, por lo que “cualquier práctica de deporte en equipo puede provocar un aumento en la autoestima y en las relaciones con los demás”, afirma la fisioterapeuta. A veces encontrar el material adaptado y las instalaciones adecuadas para la práctica de algún deporte en concreto pueden ser algunos obstáculos, pero esto no impide que puedan realizarse.

Paola Esparcia es fisioterapeuta y ha trabajado con personas limitadas físicamente. “Estos pacientes te transmiten su afán de superación y fortaleza día tras día pese a su discapacidad”, afirma la terapeuta. No para todas las personas es aconsejable la práctica de un deporte, pues todo depende de su grado de discapacidad. Pero esto no es un problema ya que existen muchas otras opciones. Por ejemplo P. Esparcia cuenta que en el caso de que para un paciente no sea aconsejable el deporte se intenta incluir a la persona en terapias grupales como pueden ser grupos de gimnasia de mantenimiento, terapia acuática o talleres de psicomotricidad.

También se hacen ejercicios para el fomento de las actividades de la vida diaria, musicoterapia y técnicas de relajación. “Todo ello con el objetivo de buscar la igualdad de la persona con respecto a los demás”, afirma P. Esparcia. En general los beneficios son iguales para todos se trate de una persona con discapacidad o no y hay muchas opciones para cualquier persona con ganas y motivación de superarse. Entre todos podemos romper las barreras arquitectónicas reales que todavía existen en la sociedad.

Titi Alberola: “Cada uno en su deporte puede ser imbatible”

Despiece 1/Alba Rocher

 

Titi Alberola es entrenadora nacional de Gimnasia Rítmica en el Club Deportivo Algar en Elche. En este centro, una treintena de personas con discapacidad  entrenan y compiten a nivel nacional.

Gimnasia Rítmica adaptada en Centro Deportivo Algar

 

¿Es aconsejable hacer deporte en caso de minusvalía?

Realizar deporte para personas con discapacidad (tanto física como psíquica) es muy recomendable porque se trabajan aspectos que día a día no se suelen trabajar. A nivel físico desarrollan una mejora en sus cualidades físicas tales como la fuerza, equilibrio, elasticidad, flexibilidad o coordinación. A nivel emocional les crea una gran independencia y les hace ser más autónomos.

 ¿Qué supone la práctica de un deporte en cuanto a la integración?

Precisamente nuestro club es uno de los pocos, que yo conozca, que trabaja la integración. En total seremos unos 60, entre personas con y sin discapacidad intelectual. Es una buena unión y aunque es muy difícil trabajar con niveles tan distintos nos ayudamos unos a otros y así el trabajo es más llevadero. Las personas con discapacidad aportan, a las otras, el esfuerzo y la tenacidad a la hora de conseguir las cosas. Y así, los demás les ayudan realizando los ejercicios para que ellos puedan ver y copiar.

 ¿Cuál es la mayor dificultad que puede encontrar una persona, según su discapacidad, a la hora de practicar un deporte?

Depende muchísimo del tipo de discapacidad. Tenemos deportistas que físicamente están muy bien pero que mentalmente les cuesta mucho y al revés. Simplemente hay que buscar el equilibrio entre ambas cosas para cada uno individualmente. Es el gran trabajo que tenemos que hacer, buscar ese equilibrio para poder avanzar.

 ¿Por qué cree que son tan poco conocidos estos deportes?

El deporte minoritario en sí ya es desconocido, a eso se le añade la palabra discapacidad y ya es algo que la gente no recuerda. Tenemos grandes deportistas discapacitados (tanto físicos como intelectuales). Cada uno en su deporte puede ser imbatible, hasta para personas que no posean ningún tipo de discapacidad.

 ¿Cómo se puede motivar a una persona con discapacidad para que practique cualquier tipo de deporte?

 Lo primero que tienen que tener es un entorno donde les ayuden a la práctica de cualquier modalidad deportiva.Entrenar de manera que, aunque sea poco a poco, se vean los adelantos que van realizando, así poder subirles la autoestima y que ellos mismos se den cuenta que a pesar de su discapacidad son totalmente capaces de realizar cosas.

 ¿Cómo se consiguen resultados?

En mi caso creo que el éxito de nuestro club es que los tratamos como a deportistas. No empleamos la palabra discapacidad. Si hay que reñirles, lo hacemos, si hay que castigarlos por un mal entrenamiento, lo hacemos, si hay que alabarlos por una buena temporada, lo hacemos. Evidentemente somos conscientes de que tienen unas limitaciones, pero yo cada vez les exijo más y me lo dan, eso significa que de momento yo no he encontrado esas limitaciones en ellos.

 

Alba Rocher Trescolí